25 de enero de 2017

Me quiero cuidar

La llegada de enero implica la elaboración de la lista de propósitos de inicio de año. En mi caso, tengo pocos pero contundentes. Sin embargo, he dejado algún huequecillo para las ideas menos serias como la belleza.

Para este año me he propuesto borrar mis ojeras. Intentaré luchar contra ellas a base de la vitamina K de K-Ox Eyes de Isdin, una maravilla que no puede faltar en el neceser de esas personas que, como yo, tienen asumido que las ojeras son unas fieles compañeras de viaje.

Otro de mis propósitos pasa por tener una piel más luminosa. Y es que al hilo de mis omnipresentes ojeras, he visto que toda iluminación en el rostro puede ayudar a tener una mejor cara. Poco maquillaje, pero efectivo y bien utilizado. Esa es la idea. Para este fin he optado por el iluminador Copacabana de Nars y lo admito. Estoy enamorada.

Más que maquillarme y pasar horas delante del espejo, me gusta estar bien y tener buena cara. Para ello, nada mejor que un lugar donde ponerte en manos de alguien para que te cuide y mejor aún si es un sitio delicioso.

Es el caso de Malavana, una peluquería y centro de estética en plena calle Almirante, con un rollo genial. Ya quiero ir.


(Malavana)

No hay comentarios :

Publicar un comentario