16 de noviembre de 2016

Un paseo por Londres

Londres siempre es una buena idea y más, en otoño. El precio que hay que pagar es que a las 16.30 horas es de noche, pero a cambio, las calles se llenan de luces de Navidad y es un viaje que te da un poco de impulso para poder seguir adelante con el largo invierno.

En mi opinión, todo viaje tiene consecuencias a corto y a largo plazo, estrictamente personales y no intercambiables, y en el caso de Londres son notables ¿Cómo no lo van a ser cuando una sola ciudad reúne lugares como Harrods, Carnaby Street o House of Hackney?

En mi paseo he visto cosas nuevas, algunas impactantes y también otras tradicionales 100%, pero ha habido alguna cosa que me ha ha dejado huella.

Me han gustado mucho los mews. Uno de ellos es el St. Lukes Mew, donde se esconde el rincón más romántico de Love Actually: la casa donde, mediante carteles, Mark declara su amor Juliet (Keira). Es el número 27 y los que me conocen saben que tengo un serio problema con ese número, ¿será una señal?



Otro de los sitios que más me enamoró ha sido House of Hackney. Había visto fotos, les había seguido por internet, pero nunca había entrado a la tienda, en el 131-132 de Shoreditch High St. y es una #maravilla. El todo por el todo, un lugar donde el minimalismo no tiene cabida.



El tercer lugar que citaré es Neal's Yard. Me habían recomendado la placita-postal, pero el barrio de Seven Dials me ha sorprendido más de lo que me esperaba ¡Ya quiero volver!




No hay comentarios :

Publicar un comentario