26 de octubre de 2016

En busca del sabor más fit

Hace tiempo decidí incluir en mi dieta alguno de los llamados 'superalimentos' como el té matcha, la espirulina o la chía. Sin embargo, una cosa es incluirlos y otra interiorizarlos en la dieta, de manera que tengan un papel principal en las comidas.

Era un reto que tenía por delante y hace semanas me puse con ello. La chía la tomo con el zumo y las cremas y las bayas y semillas acompañan ensaladas. Son fáciles de interiorizar; pero hay cosas más complicadas, no a la hora de cocinar, pero sí a la de asumir nuevos sabores y texturas que en un principio no se antojan como los más suculentos.

Uno de mis apuestas a la hora de lograr un desayuno más 'healthy' ha pasado por cocinar yo misma los dulces que me gusta tomar por la mañana. El primer reto fue hacer un cake de plátano y arándanos. Lo hice con copos y harina de avena, stevia y claras de huevo y salió bien. La casa olía a 'cocina de abuelita' mientras lo horneaba y la pinta era muy buena. 

(Pinterest)

No obstante, al probarlo la textura es más chiclosa que la de un bizcocho normal y su sabor no es igual de potente que el de los habituales. Eso sí, 100% sano. Compensa. Creo que repetiré.

Mi segunda apuesta fue por unas galletas con avena, plátano y, ¡por qué no! algunos de los arándanos que me sobraron del pastel. El resultado, unas galletas muy ricas una vez corregido el punto de stevia. Sin embargo, aquí también hay un pero. Al no llevar más que una cucharada de aceite, el tema crunchy no está muy logrado.

Resultado de mis experimentos: Una alternativa homemade y 100% sana a los dulces comprados, con muchos aspectos conseguidos, pero con fallos respecto a los pasteles y galletas tradicionales. Voy consiguiendo mejorar en diferentes aspectos como el sabor o el punto de dulzor, pero hay otros que aún se me resisten.

¿Tendré que seguir buscándole el punto o es que algo tan sano no puede ser tan bueno? No lo sé, yo de momento, seguiré intentándolo. Mi próximo reto, con cacao puro. Y vosotros, ¿tenéis alguna receta fit conseguida?


14 de octubre de 2016

Cuatro planes de otoño

El otoño ha llegado casi sin darnos cuenta. El frío entró disfrazado de respiro tras el calor infernal del verano y ahora de repente apetece cerrar la ventana. Es otoño ya está aquí. Lo marcan las lluvias y también las fechas, pero no por ello se acaba el mundo. Madrid es una ciudad muy de otoño y aquí van cuatro planes de los que poder disfrutar estos días.

1. Robert Doisneau, archifamoso por su foto del beso en el Hotel de Ville, está presente hasta el 8 de enero en la Fundación Canal con la exposición 'La belleza de lo cotidiano'. Hasta cien fotos que retratan momentos del día a día.



2.- Pero lo que a mi me pasa es que me muero por el chocolate y por probar los bombones de la nueva carta de otoño de la pastelería La Duquesita. Oriol Balaguer reabrió en diciembre de 2015 esta joyita de la calle Fernando VI, que es preciosa por dentro y por fuera. Este primer otoño reabierta estrena doce sabores de bombones, y lo que es más importante, incorpora la Tarta Sacher, que hace que sólo quiera estar allí.



3.- El martes hay una cita beauty solidaria. Birchbox organiza un maratón de belleza solidario en la Corredera Baja de San Pablo. Habrá manicuras y otras actividades beauty y lo recaudado se destinará a la lucha contra el cáncer de mama. Un buen plan.


4.- La última de las propuestas me lleva al cine. ¿por qué? Pues porque aún no he visto Cafe Society ¿merece la pena? ¿la veo? Se aceptan sugerencias.