27 de septiembre de 2016

Cremas a estudio

Esto es simplemente una reflexión tras leer un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) que después de analizar 17 cremas faciales hidratantes determina que la mejor apuesta es una de Lidl, que cuesta 2,99 euros, y sin embargo, sitúa a la cola a una de 255 euros.

Cien Aqua Crema Hidratante SPF 4, de venta el Lidl, se encuentra a la cabeza del ranking de OCU. Según señala el estudio, está indicada para todo tipo de pieles, viene en un envase de 50 ml. y cuesta 2,99 euros. Tiene protección solar y no fragancias alérgicas, pero sí parabenos. En concreto dos: ethylparaben, metylparaben. Eso sí, de los que se consideran 'seguros'

A la cola se encuentra 'The moisturizing gel cream' de La Mer, cosa que me extraña, pero veamos lo que, según la OCU, ofrece la crema. Es un fluido para todo tipo de piel y viene en un envase de 60 ml. No tiene SPF y sí fragancias alergénicas; pero no tiene parabenos. Todo ello por 225, 25 euros.

(Pinterest)

AVENE Hydrance optimale ligera, una que a veces está en mi neceser y está destinada a pieles sensibles normales o mixtas, ofrece 40 ml. por 15,85 euros. No tiene SPF y tampoco tiene parabenos ni fragancias alergénicas.






Hasta aquí algunos datos del informe de la OCU, que lo que probablemente haya conseguido es que Lidl se quede sin stock de su Cien; pero, ¿hasta qué punto este estudio es el definitivo?

Puede que no haya que fiarse de las cremas por los envases o por las marcas, pero, ¿significa esto que hay que echar por tierra el trabajo de los departamentos de investigación de las empresas del sector? No lo sé.


Yo, como en el médico, pediré una segunda opinión, porque no me quedo conforme y sigo creyendo que alguno de los botecitos que pueblan nuestros baños guardan el secreto para tener la piel un poco más bonita ¿Vosotros? ¿Tenéis alguna crema  favorita? ¿Sale en el ranking?

20 de septiembre de 2016

La ropa de deporte se gana su hueco

El furor por la ropa de deporte es ya una realidad y la fiebre por el running, el yoga y la vida sana ha llevado a que las prendas para entrenar se hayan hecho un hueco indiscutible en el armario junto a los pantalones, las camisetas, los vestidos o los monos.


Nike o Adidas tienen absolutas maravillas para la rutina fitness, eso ya lo sabíamos y #lasadoro; pero la llegada de Oysho a este mundo abrió la puerta a las demás tiendas generalistas.



(Zara)


Así, ya no hay tienda que no tenga un corner para la vida dentro del gimnasioLo tienen ZARA, H&M, Berskha o Primark, y muchas más que me estoy dejando en el tintero, y además, estas zonas no se limitan sólo a ropa para correr o para hacer yoga, sino que se han abierto a deportes como la gimnasia rítmica, la natación o el ballet.


(Nike)


Puede parecer algo un poco superficial, pero las tiendas 'mainstream' son reflejo de la sociedad y si han hecho un hueco para estas prendas será (o al menos en eso confío) porque la gente se ha sumado a este modo de vida saludable, y eso siempre es bueno.


(Oysho y Bershka)

2 de septiembre de 2016

Wanderlust a deshora

Se va el verano y me vuelve el wanderlust, esa expresión que habla del deseo e impulso de viajar. Se va el verano y tengo ganas de hacer un viaje a París, a México o al único lugar del mundo donde he sentido alguna vez el síndrome de Stendhal: Cadaqués.

Maison & Objet me ha hecho recordar lo bonito que es París en otoño, la calma de los paseos por la ciudad, las crêpes y las ganas que tengo de conocer Merci ¡Qué curiosa es la vida! Hay lugares a los que de repente vas muy a menudo y que luego dejas apartados durante una temporada.

Otro de estos sitios que tengo en cartera es Londres. Quiero ir a ver la obra de teatro de Harry Potter, para la que ya no hay entradas hasta primavera, pero también me apetece salir de paseo a esa hora dorada en la que el sol ya empieza a caer y sentarme en un café donde sólo escuche inglés a mi alrededor.


(Merci)

Una y mil veces, quiero ir a México. Por Frida, por los huipiles, por su comida... Por todo, nunca me cansaré de desearlo. Otro básico es Cadaqués, un lugar mágico lleno de luz, que una vez me hizo sentir lo que Florencia en Stendhal. 





Allí se puede comer en Compartir, que ahora está en boca de todos, pero también escaparte a cualquier cala del Cap de Creus o bajar hacia Begur y Pals, maravillas que están aquí al lado y de las que aún hay gente que va a disfrutar.