6 de agosto de 2016

Vacaciones a la vuelta de la esquina

Cuando tienes las vacaciones a la vuelta de la esquina olvidas lo que has sufrido las últimas semanas de cuenta atrás cuando el calor era omnipresente y el horizonte de los días de asueto estaba lejano.

Cuando tengo las vacaciones a la vuelta de la esquina abandono la modorra de las semanas previas y me entra una especie de agobio por dejar todo cerrado

Y digo yo, ¿qué tengo que cerrar? Pues nada, pero las tareas prevacacionales autoimpuestas ya son un clásico en mi vida, así que he limpiado la cocina, he hecho el tradicional CD de varios del verano y he recopilado las lecturas para estos días.

Este año buceando por internet en busca de algún tesoro literario escondido recalé en un artículo que comparaba la lista de libros recomendados a los estudiantes ingleses con la nuestra, y a tenor de los títulos soy una alumna de Reino Unido.


(Pinterest)



Puede que resulte políticamente incorrecto decir esto, porque hay que leer El Quijote (sin duda) o la poesía de Lorca, pero coincido con el periodista que defendió la lista inglesa por tener títulos que invitan a leer, que hacen que el estudiante dé el paso de dejar atrás el Pokemon Go por una tarde de lectura.

No digo que haya que desterrar a Fuenteovejuna del currículo escolar, ni mucho menos, pero sí intercalarlo con otros textos que al margen de sumergir al alumno en la rica literatura española, empujen a los chicos a ser fans de sentarse debajo de una sombrilla y leer, porque es importante leer a los nuestros, pero, sobre todo, es importante leer.

Al margen de esta reflexión, este año me llevo en mi ebook la nueva historia de Harry Potter, que me da pena empezar por ser teatro y privarnos así de las descripciones de los personajes y de ese maravilloso mundo mágico; y títulos como 'Cero K', de Don DeLillo, o 'Ciudad en Llamas', de Garth Risk Hallberg. 

Lo admito, ya he caído en 'El libro de los Baltimore', de Dicker, como también caí en la historia de su Harry Quebert, y estoy pensando en hacerme con 'La mujer de la libreta roja'. Y es que, al igual que pasa con las series, no toda lectura tiene que ser de culto. 


(Pinterest)


En el lado de la música, el otro día me recomendaron a Xavier Rudd y he de decir que me he aficionado a tenerlo de fondo en casa. Es de esas voces que, como me sucede con M.Ward o Mac de Marco, se convierte en una compañía deliciosa.

En una semana he decidido que quiero hacerme de Netflix, potenciar mi consumo de vitamina C cutáneo (ya soy muy aficionada a mi Flavo-C by Auriga de Isdin) y volver al gimnasio tras los calores insoportables, pero por mucho que quiera comenzarlas ahora son tareas que dejaré para la vuelta. De momento me quedo como estoy, Flavo-C y 'El Poder del perro', incluidos. Feliz verano.









1 comentario :

  1. Pues no se que es netflix pero espero sobrevivir un mes más sin ello..... yo soy de las que curra en agosto y comienza desde ya los retos del curso.

    Ese año...adicción a la cosmética nipona, al estilo de vida "Paleo" y mucha literatura.... en lo que va de verano llevo como doce libros���� y este Curso 116 !!!
    He vuelto al entrenamiento matutino..seis de la mañana,fresquito y ahora unos minutos descalza,dic el fisio que me viene bien.

    Continuo con mis omegas y quiero romper la barrera del sonido superando mis marcas para ser del club de los que tienen MMP en su perfil de instagram.

    Me gusta no parar en agosto porque me hace darme impulso para todo el curso. Me gustaría saborear las vacaciones en pequeñas dosis, este año mas que nunca y sin dejar de descubrir nuevos sitios.

    Pero hay algo que no voy a cambiar, seguro... los post de lecrazy que tanto me gustan con todos los must de temporada.

    Buen verano!

    ResponderEliminar