16 de noviembre de 2016

Un paseo por Londres

Londres siempre es una buena idea y más, en otoño. El precio que hay que pagar es que a las 16.30 horas es de noche, pero a cambio, las calles se llenan de luces de Navidad y es un viaje que te da un poco de impulso para poder seguir adelante con el largo invierno.

En mi opinión, todo viaje tiene consecuencias a corto y a largo plazo, estrictamente personales y no intercambiables, y en el caso de Londres son notables ¿Cómo no lo van a ser cuando una sola ciudad reúne lugares como Harrods, Carnaby Street o House of Hackney?

En mi paseo he visto cosas nuevas, algunas impactantes y también otras tradicionales 100%, pero ha habido alguna cosa que me ha ha dejado huella.

Me han gustado mucho los mews. Uno de ellos es el St. Lukes Mew, donde se esconde el rincón más romántico de Love Actually: la casa donde, mediante carteles, Mark declara su amor Juliet (Keira). Es el número 27 y los que me conocen saben que tengo un serio problema con ese número, ¿será una señal?



Otro de los sitios que más me enamoró ha sido House of Hackney. Había visto fotos, les había seguido por internet, pero nunca había entrado a la tienda, en el 131-132 de Shoreditch High St. y es una #maravilla. El todo por el todo, un lugar donde el minimalismo no tiene cabida.



El tercer lugar que citaré es Neal's Yard. Me habían recomendado la placita-postal, pero el barrio de Seven Dials me ha sorprendido más de lo que me esperaba ¡Ya quiero volver!




26 de octubre de 2016

En busca del sabor más fit

Hace tiempo decidí incluir en mi dieta alguno de los llamados 'superalimentos' como el té matcha, la espirulina o la chía. Sin embargo, una cosa es incluirlos y otra interiorizarlos en la dieta, de manera que tengan un papel principal en las comidas.

Era un reto que tenía por delante y hace semanas me puse con ello. La chía la tomo con el zumo y las cremas y las bayas y semillas acompañan ensaladas. Son fáciles de interiorizar; pero hay cosas más complicadas, no a la hora de cocinar, pero sí a la de asumir nuevos sabores y texturas que en un principio no se antojan como los más suculentos.

Uno de mis apuestas a la hora de lograr un desayuno más 'healthy' ha pasado por cocinar yo misma los dulces que me gusta tomar por la mañana. El primer reto fue hacer un cake de plátano y arándanos. Lo hice con copos y harina de avena, stevia y claras de huevo y salió bien. La casa olía a 'cocina de abuelita' mientras lo horneaba y la pinta era muy buena. 

(Pinterest)

No obstante, al probarlo la textura es más chiclosa que la de un bizcocho normal y su sabor no es igual de potente que el de los habituales. Eso sí, 100% sano. Compensa. Creo que repetiré.

Mi segunda apuesta fue por unas galletas con avena, plátano y, ¡por qué no! algunos de los arándanos que me sobraron del pastel. El resultado, unas galletas muy ricas una vez corregido el punto de stevia. Sin embargo, aquí también hay un pero. Al no llevar más que una cucharada de aceite, el tema crunchy no está muy logrado.

Resultado de mis experimentos: Una alternativa homemade y 100% sana a los dulces comprados, con muchos aspectos conseguidos, pero con fallos respecto a los pasteles y galletas tradicionales. Voy consiguiendo mejorar en diferentes aspectos como el sabor o el punto de dulzor, pero hay otros que aún se me resisten.

¿Tendré que seguir buscándole el punto o es que algo tan sano no puede ser tan bueno? No lo sé, yo de momento, seguiré intentándolo. Mi próximo reto, con cacao puro. Y vosotros, ¿tenéis alguna receta fit conseguida?


14 de octubre de 2016

Cuatro planes de otoño

El otoño ha llegado casi sin darnos cuenta. El frío entró disfrazado de respiro tras el calor infernal del verano y ahora de repente apetece cerrar la ventana. Es otoño ya está aquí. Lo marcan las lluvias y también las fechas, pero no por ello se acaba el mundo. Madrid es una ciudad muy de otoño y aquí van cuatro planes de los que poder disfrutar estos días.

1. Robert Doisneau, archifamoso por su foto del beso en el Hotel de Ville, está presente hasta el 8 de enero en la Fundación Canal con la exposición 'La belleza de lo cotidiano'. Hasta cien fotos que retratan momentos del día a día.



2.- Pero lo que a mi me pasa es que me muero por el chocolate y por probar los bombones de la nueva carta de otoño de la pastelería La Duquesita. Oriol Balaguer reabrió en diciembre de 2015 esta joyita de la calle Fernando VI, que es preciosa por dentro y por fuera. Este primer otoño reabierta estrena doce sabores de bombones, y lo que es más importante, incorpora la Tarta Sacher, que hace que sólo quiera estar allí.



3.- El martes hay una cita beauty solidaria. Birchbox organiza un maratón de belleza solidario en la Corredera Baja de San Pablo. Habrá manicuras y otras actividades beauty y lo recaudado se destinará a la lucha contra el cáncer de mama. Un buen plan.


4.- La última de las propuestas me lleva al cine. ¿por qué? Pues porque aún no he visto Cafe Society ¿merece la pena? ¿la veo? Se aceptan sugerencias.  



27 de septiembre de 2016

Cremas a estudio

Esto es simplemente una reflexión tras leer un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) que después de analizar 17 cremas faciales hidratantes determina que la mejor apuesta es una de Lidl, que cuesta 2,99 euros, y sin embargo, sitúa a la cola a una de 255 euros.

Cien Aqua Crema Hidratante SPF 4, de venta el Lidl, se encuentra a la cabeza del ranking de OCU. Según señala el estudio, está indicada para todo tipo de pieles, viene en un envase de 50 ml. y cuesta 2,99 euros. Tiene protección solar y no fragancias alérgicas, pero sí parabenos. En concreto dos: ethylparaben, metylparaben. Eso sí, de los que se consideran 'seguros'

A la cola se encuentra 'The moisturizing gel cream' de La Mer, cosa que me extraña, pero veamos lo que, según la OCU, ofrece la crema. Es un fluido para todo tipo de piel y viene en un envase de 60 ml. No tiene SPF y sí fragancias alergénicas; pero no tiene parabenos. Todo ello por 225, 25 euros.

(Pinterest)

AVENE Hydrance optimale ligera, una que a veces está en mi neceser y está destinada a pieles sensibles normales o mixtas, ofrece 40 ml. por 15,85 euros. No tiene SPF y tampoco tiene parabenos ni fragancias alergénicas.






Hasta aquí algunos datos del informe de la OCU, que lo que probablemente haya conseguido es que Lidl se quede sin stock de su Cien; pero, ¿hasta qué punto este estudio es el definitivo?

Puede que no haya que fiarse de las cremas por los envases o por las marcas, pero, ¿significa esto que hay que echar por tierra el trabajo de los departamentos de investigación de las empresas del sector? No lo sé.


Yo, como en el médico, pediré una segunda opinión, porque no me quedo conforme y sigo creyendo que alguno de los botecitos que pueblan nuestros baños guardan el secreto para tener la piel un poco más bonita ¿Vosotros? ¿Tenéis alguna crema  favorita? ¿Sale en el ranking?

20 de septiembre de 2016

La ropa de deporte se gana su hueco

El furor por la ropa de deporte es ya una realidad y la fiebre por el running, el yoga y la vida sana ha llevado a que las prendas para entrenar se hayan hecho un hueco indiscutible en el armario junto a los pantalones, las camisetas, los vestidos o los monos.


Nike o Adidas tienen absolutas maravillas para la rutina fitness, eso ya lo sabíamos y #lasadoro; pero la llegada de Oysho a este mundo abrió la puerta a las demás tiendas generalistas.



(Zara)


Así, ya no hay tienda que no tenga un corner para la vida dentro del gimnasioLo tienen ZARA, H&M, Berskha o Primark, y muchas más que me estoy dejando en el tintero, y además, estas zonas no se limitan sólo a ropa para correr o para hacer yoga, sino que se han abierto a deportes como la gimnasia rítmica, la natación o el ballet.


(Nike)


Puede parecer algo un poco superficial, pero las tiendas 'mainstream' son reflejo de la sociedad y si han hecho un hueco para estas prendas será (o al menos en eso confío) porque la gente se ha sumado a este modo de vida saludable, y eso siempre es bueno.


(Oysho y Bershka)

2 de septiembre de 2016

Wanderlust a deshora

Se va el verano y me vuelve el wanderlust, esa expresión que habla del deseo e impulso de viajar. Se va el verano y tengo ganas de hacer un viaje a París, a México o al único lugar del mundo donde he sentido alguna vez el síndrome de Stendhal: Cadaqués.

Maison & Objet me ha hecho recordar lo bonito que es París en otoño, la calma de los paseos por la ciudad, las crêpes y las ganas que tengo de conocer Merci ¡Qué curiosa es la vida! Hay lugares a los que de repente vas muy a menudo y que luego dejas apartados durante una temporada.

Otro de estos sitios que tengo en cartera es Londres. Quiero ir a ver la obra de teatro de Harry Potter, para la que ya no hay entradas hasta primavera, pero también me apetece salir de paseo a esa hora dorada en la que el sol ya empieza a caer y sentarme en un café donde sólo escuche inglés a mi alrededor.


(Merci)

Una y mil veces, quiero ir a México. Por Frida, por los huipiles, por su comida... Por todo, nunca me cansaré de desearlo. Otro básico es Cadaqués, un lugar mágico lleno de luz, que una vez me hizo sentir lo que Florencia en Stendhal. 





Allí se puede comer en Compartir, que ahora está en boca de todos, pero también escaparte a cualquier cala del Cap de Creus o bajar hacia Begur y Pals, maravillas que están aquí al lado y de las que aún hay gente que va a disfrutar.

22 de agosto de 2016

De las cosas 'beauty' a retomar (o empezar)

Terminé mi último post apuntando a mi deseo de tener Netflix, fomentar el uso cutáneo de vitamina-C y volver al gimnasio, pero no son las únicas cosas 'beauty' que quiero hacer de cara a este nuevo curso en el que todo sí o sí va a evolucionar.

Este septiembre volveré al gimnasio y a la sensación de la ducha de después de hacer ejercicio; pero también retomaré mis cuidados de cosmética japonesa que he tenido que abandonar durante unas semanas por falta de hueco para tanto minibote en el neceser.

Fui a Japón y volví con los bolsillos vacíos hablando en términos de compras tradicionales; pero como mi obsesión beauty ha ido creciendo en los últimos meses, me atreví a entrar en esas locas y coloridas tiendas de cosméticos que asuelan las calles de Tokio.






Lo hice poco a poco porque impresionan. La primera vez estuve cinco minutos y salí de allí abrumada ¿Ir a Japón y meterme a comprar pontingues? Pues sí, y por eso, hubo una segunda vez en la que ya me lancé y pregunté por lo más adecuado para mi piel. La tercera llegó porque nunca sabes cuando volverás.

Y es que me enamoré de sus máscaras de pestañas 100% waterproof y de sus eyeliners con 'packaging' al puro estilo Candy Candy; pero también de su limpieza en dos pasos, de la imprescindible loción y de la emulsión. No estaba contenta con mi desmaquillante, así que me llevé uno (éste último sin recomendación) y la textura fusión aceite-gel ha sido todo un descubrimiento.

Soy fiel a ellos, pero en contra de mis deseos los abandoné durante unas semanas, que ya han llegado a su fin. Ahora volveré a ellos y a algunos otros. 

Cuando baje el color, quiero volver a la cremita ácida que me recomendó una amiga médica que consiguió que antes de verano tuviera la piel más suave que he tenido nunca. (Tuve que parar porque no se puede usar con sol).

Quiero acordarme de exfoliarme más a menudo y encontrar, por fin, alguna crema que me hidrate de verdad las piernas. Hace poco me recomendaron Baume Émolient de la línea TriXera de Avène. Es una buena fuente, así que creo que aceptaré el reto.









Y tú, ¿tienes productos beauty que no cambiarías por nada? ¿Quieres retomar algún hábito tras el verano?

6 de agosto de 2016

Vacaciones a la vuelta de la esquina

Cuando tienes las vacaciones a la vuelta de la esquina olvidas lo que has sufrido las últimas semanas de cuenta atrás cuando el calor era omnipresente y el horizonte de los días de asueto estaba lejano.

Cuando tengo las vacaciones a la vuelta de la esquina abandono la modorra de las semanas previas y me entra una especie de agobio por dejar todo cerrado

Y digo yo, ¿qué tengo que cerrar? Pues nada, pero las tareas prevacacionales autoimpuestas ya son un clásico en mi vida, así que he limpiado la cocina, he hecho el tradicional CD de varios del verano y he recopilado las lecturas para estos días.

Este año buceando por internet en busca de algún tesoro literario escondido recalé en un artículo que comparaba la lista de libros recomendados a los estudiantes ingleses con la nuestra, y a tenor de los títulos soy una alumna de Reino Unido.


(Pinterest)



Puede que resulte políticamente incorrecto decir esto, porque hay que leer El Quijote (sin duda) o la poesía de Lorca, pero coincido con el periodista que defendió la lista inglesa por tener títulos que invitan a leer, que hacen que el estudiante dé el paso de dejar atrás el Pokemon Go por una tarde de lectura.

No digo que haya que desterrar a Fuenteovejuna del currículo escolar, ni mucho menos, pero sí intercalarlo con otros textos que al margen de sumergir al alumno en la rica literatura española, empujen a los chicos a ser fans de sentarse debajo de una sombrilla y leer, porque es importante leer a los nuestros, pero, sobre todo, es importante leer.

Al margen de esta reflexión, este año me llevo en mi ebook la nueva historia de Harry Potter, que me da pena empezar por ser teatro y privarnos así de las descripciones de los personajes y de ese maravilloso mundo mágico; y títulos como 'Cero K', de Don DeLillo, o 'Ciudad en Llamas', de Garth Risk Hallberg. 

Lo admito, ya he caído en 'El libro de los Baltimore', de Dicker, como también caí en la historia de su Harry Quebert, y estoy pensando en hacerme con 'La mujer de la libreta roja'. Y es que, al igual que pasa con las series, no toda lectura tiene que ser de culto. 


(Pinterest)


En el lado de la música, el otro día me recomendaron a Xavier Rudd y he de decir que me he aficionado a tenerlo de fondo en casa. Es de esas voces que, como me sucede con M.Ward o Mac de Marco, se convierte en una compañía deliciosa.

En una semana he decidido que quiero hacerme de Netflix, potenciar mi consumo de vitamina C cutáneo (ya soy muy aficionada a mi Flavo-C by Auriga de Isdin) y volver al gimnasio tras los calores insoportables, pero por mucho que quiera comenzarlas ahora son tareas que dejaré para la vuelta. De momento me quedo como estoy, Flavo-C y 'El Poder del perro', incluidos. Feliz verano.









27 de julio de 2016

Música para todo

Canciones de los 40 y algunas otras, que me recuerdan a años pasados; canciones con corazón de (N)iza, como leí en Twitter, y otras, que recuerdan a la fuerza de la Primera Dama de Estados Unidos.

Está la bicicleta, pero también el recuerdo de Michelle Obama y su Carpool Karaoke; un hit british y la Tormenta más española, porque para mí el verano es un poco de todo, pero siempre con música ¿Y en el tuyo?




VERANO CON MÚSICA PLAYLIST

1. Singles Ladies. Beyoncé
2. La Tormenta. Sidecars
3. La Bicicleta. Carlos Vives-Shakira
4. Sweet Soul Music. Arthur Conley.Rhino Hi Five
5. Hello. Adele
6. Disco 2000. Pulp
7. Corazón de Tiza. Radio Futura
8. Dream a little dream. Pink Martini, The Von Trapps
9. No Other Heart. Mac de Marco
10. Get Ur Freak On. Missy Elliot



(Pinterest)

19 de julio de 2016

Belleza sagrada

Sólo imágenes. Cuatro cosas (sagradas) bonitas que he visto hace poco:


1. La entrada a un templo en un lago




2. Puertas y más puertas




3. Un templo en el agua




4. Lo que esconde un lago





11 de julio de 2016

Calor abrasador para rato

Ayer decía el tiempo que iba a hacer un calor abrasador y parece que la cosa va para largo, porque las previsiones siguen apuntando a alerta amarilla para los próximos días.

En Madrid el verano de brisa ligera y rayas marineras se ha quedado a las puertas y reinan la chancleta sobre el asfalto humeante y el frescor de aire acondicionado.

Sin embargo, Madrid no quiere renunciar al verano. Por eso, estos días renacen los cines de verano como el Cine Garden Conde Duque, donde hasta el 18 de septiembre se podrán ver películas como 'Spotlight' o 'Buscando a Dory'.


(El Paracaidista)


Siguiendo la tendencia de 'huida' de la ciudad sin poner un pie fuera de la capital, Madrid pone en la parrilla este verano el restaurante 'Amazonico' que acerca Brasil a la capital.

Si eres más de Malasaña, uno de los lugares más calurosos de la capital, El Paracaidista aúna diseño, gastronomía y cócteles.

Y es que en plena calle Palma puedes hacerte con las últimas tendencias deco y disfrutar de una terraza cubana y de una azotea mientras luchas por dejar de lado los 38 grados que gobiernan la ciudad.

¿Qué decides?,¿te quedas o huyes?



4 de julio de 2016

Vuelta a la ciudad

La temperatura roza los 40 grados, pero he vuelto a la ciudad. Prefiero los pueblos  para pasar los meses de verano, pero a veces no es posible, así que toca tirar de aire acondicionado y de rincones que permitan oxigenarse un poco del sofocante calor de Madrid.

Para alegría de los que vivimos en la capital, Madrid no deja de sorprendernos y los locales cambian cada día. Ya no existe el bar de la esquina donde que te gustaba tomar un café con una tostada cada mañana; pero a cambio la ciudad ofrece alternativas y a aquí van algunas que saben un poco a verano.

(Habanera)


El grupo Larrumba tiene nuevo local. Se llama Habanera y con su decoración tropical convierte el aplastante calor del asfalto de Colón en un viaje a Cuba.

En verano voy en busca de agua y de aire, pero como aquí no hay ni rastro de ninguno de ellos, una de las alternativas más fresh para estos días es refugiarse en 'The Mint Roof', que en la azotea del Hotel Vincci de Gran Vía, 10, esconde un rincón con olor a menta y a agosto, foodtruck incluido.

(The Mint Roof)



Para las noches ha llegado Barbara Ann a la zona de Salesas y como no hay verano sin enormes ensaladas de tomate con aguacate, no se puede dejar atrás una visita a La Tomata para probar su guacamole y su curioso taco de langostinos. Reserva si vas en fin de semana. Es diminuto y está siempre lleno. 

3 de mayo de 2016

3 pensamientos para una boda 2016

La expresión '¡Boda a la vista!' supone que el que se avecina va a ser un año en el que el día D va a ser uno de los grandes temas de conversación. A veces divertido y otras, agotador, el tema va a estar ahí, por lo que al margen de lo que piensen los demás, los blogs y las revistas es importante saber qué le gusta a uno para su propia boda.

Lejos de dar consejos, porque jamás he sabido cómo quería casarme, ahí van tres cosas que a lo largo de tantas y tantas conversiones me han gustado de cara a esta fecha.

1. Esta novia. No hay explicación. Me gusta. Sobre todo, su sonrisa y su bolso, claro. No sé de donde he sacado la foto. Lleva tiempo en mi móvil. De internet, supongo, pero no soy capaz de firmarla.




2. La papelería. No soy de esas personas (y hay muchas) que dicen: 'Lo dejaría todo y pondría una papelería', pero en este caso me ha encantado. Se pueden diseñar cosas preciosas como hacen mis adorados Rifle Paper, y si te lo hace un amig@ es algo que va más allá.


(Rifle Paper)



3. Aprender cosas. Que sirva para algo. Hay quien se toma en serio los vinos o el baile. En mi caso Hello Creatividad!, de la que he hablado en varias ocasiones, me dio las 'armas' para poder hacer algún que otro detalle.

29 de abril de 2016

Un bolso, un tesoro

El bolso de una mujer es un misterio, pero también un caos y un tesoro. Shopping bags, de bandolera o de mano, últimamente están naciendo y estoy conociendo marcas de bolsos que son un verdadero capricho y aquí van algunas de ellas. 

Hace tiempo hablé de Mercules, que con aires boho da un twist al saco tradicional.

(Encuire)

Me gusta Encuire, que llega de la mano de nombres de mujer. Así, Mariana, Antonia, Noe o Alex ponen cara a bolsos, pero también a carteras, monederos o tarjeteros.



(Encuire)





(The Code)

La bombonera roja de The Code es un muy buen regalito y las más viajeras pueden optar por su bandolera con diseño de mapamundi, un diseño que también dominan desde Mama Bird, una marca que convierte las bolsas de viaje en una excusa para viajar.


(Mama Bird)






11 de abril de 2016

¿Son superalimentos?

El ejercicio y 'lo verde', incluyendo en esta expresión todo alimento vegetal, orgánico o con propiedades detox, están de moda y más cuando llega el verano. Chía, espirulina, teff, té matcha, mijo, linaza... las semillas y los superalimentos ya no son cosa de unos pocos. Están llegando a los supermercados y los herbolarios que parecían algo del pasado están proliferando en las ciudades.

Pero, ¿realmente sirven para algo? Y lo que es más importante, ¿Conocemos sus supuestos beneficios? En los últimos tiempos son muchas las personas que me han preguntado para qué sirve la chía o qué es la espirulina, así que aquí va una pequeña guía, sacada de internet, (no soy una experta) sobre lo que son y supuestamente hacen estos superalimentos. Te vendrá bien si eres una #dummy en la materia.

1. Quinoa: Pseudocereal que se cultiva principalmente en la cordillera de los Andes. Es una gran fuente de minerales y proteína. Posee un equilibrio de proteínas, grasas y carbohidratos. Es rica en minerales como hierro, calcio y fósforo y tiene vitaminas, mientras y pobre en grasas. No tiene gluten.



(Pinterest)


2. Chía: Se trata de una planta nativa del centro y sur de México, Guatelama y Nicaragua y contiene calcio, boro, potasio, hierro, ácidos grasos como omega 3, antioxidantes y también oligoelementos como magnesio, manganeso, cobre, zinc; así como vitaminas.

Tiene dos veces más proteína que cualquier semilla, cinco veces más calcio que la leche entera, dos veces la cantidad de potasio en los plátanos, tres veces más antioxidantes que los arándanos, tres veces más hierro que las espinacas y siete veces más omega 3 que el salmón.





(Pinterest)


3. Espirulina: Es un complemento dietético elaborado a base de cianobacterias del género Arthrospira. No es un alga, sino organismos procariotas.

Es fuente de vitamina B12 y de minerales como el calcio, zinc, germanio, cobre, fósforo, cromo, hierro, manganeso, magnesio. Estudios aseguran que estimula el sistema inmunitario y tiene efecto antoxidante.

4. Té matcha: Té verde molido. Un vaso de matcha equivale a diez vasos de té verde en contenido en antioxidantes y valor nutricional.



5. Teff: Cereal original de Etiopía. Contiene lisina, un aminoácido que ayuda a absorber el calcio. Ayuda a fortalecer el sistema inmune y a la buena oxigenación de los tejidos por su gran cantidad de hierro. Tiene calcio, magnesio, manganeso y potasio.



--  Ahora que conoces ya los supuestos beneficios de estos superalimentos te toca a ti decidir si creer en ellos, ¿Empezarás a visitar herbolarios?

6 de abril de 2016

Cuatro cosas para hacer en abril


1. Escudriñar la nueva colección de Zubi

(Zubi)


2. Disfrutar de la llegada de Casa Josephine a Madrid. En el Rastro.

(Casa Josephine)



3. Conocer los cocktails de Pinkoko

(Pinkoko)


4. Lanzarse a comprar arte Society6, porque hay artistas maravillosos


(Society6)

19 de marzo de 2016

Ganas de Primavera

Aunque sea con lluvia, llega la primavera y es tiempo de flores y de largos ratos de terrazas al sol. Este año me rodean las hortensias, pero más allá de este clásico hay flores de primavera que me maravillan y para eso nada mejor que un invernadero.

Están aquellos viveros como Casla llenos de plantas y flores, imprescindibles para llenar la terraza, pero ahora hay muchos más tipos y algunos me chiflan.

Hablé hace tiempo del Restaurante Cabaña Marconi, al que he ido varias veces y siempre he tenido una gran experiencia, pero el que me tiene hechizada ahora es el Invernadero de los Peñotes, que al lado de la Moraleja, es un oasis a dos pasos del centro de Madrid.

(Invernadero Los Peñotes)


Con la llegada de esta nueva estación me he obsesionado con las flores preservadas y me he reenamorado de los escarpines de Chanel. Me he quedado prendada de los bolsos de Misbalinesas y mato por tomar un bao de langostinos tigre, como los de Toy Panda, en la calle Espíritu Santo. Aunque tiene varias mesitas es un take away, por lo que comprar unos y comerlos en #mipatio puede ser uno de los grandes placeres de esta estación.





En estos días también sueño con sentir el calorcito de los rayos del sol sobre mi piel y sueño con la casita llena de aceitunas y cervezas que compartiremos este verano.  Y tú, ¿qué le pides a la primavera?

(Le Crazy)





19 de febrero de 2016

Scout, Sherlock y gente que se quedó conmigo

Muere Harper Lee y yo me acuerdo de Atticus y de Scout, pero también de aquellos libros que han marcado mi vida, o por lo menos, de algunos que no han pasado desapercibidos, como 'Matar a un Ruiseñor' o su esclarecedora secuela 'Ve y pon un centinela'.

La vida de la pequeña Scout y de la que vuelve a casa tras haber visto un poco de mundo fueron protagonistas de mi último verano, que sin quererlo estuvo marcado por el calor sureño de Alabama. Las vacaciones anteriores estuvieron protagonizadas por Nueva York y Texas, a los que llegué de la mano del protagonista de El Jilguero.



El olor que desprendía la casa de las hermanas Lisbon, de Jeffrey Eugenides, permaneció en mi pituitaria un largo tiempo tras leer 'Las Vírgenes suicidas' el otoño pasado, y mi niñez no se entiende sin 'El Gran Árbol de las Buenas Noches' o 'No pidas sardina fuera de temporada'.

'El último encuentro', de Sándor Márai; 'El Barón Rampante', de Italo Calvino, o 'El Guardián entre el Centeno' los leí en la Universidad, una época en la que devoré a Harry Potter y en la que 'Ébano' de Kapuscinski, se quedó grabado en mi mente.

A lo largo de mi vida me ha atrapado 'La Isla del Tesoro'; he alucinado con 'El extraño caso del doctor Jekyll y el Mr Hyde' y me he convertido en una fan absoluta de Sherlock Holmes. Todos han sido personajes que han vivido conmigo en algún momento y que ya nunca se irán porque una vez conocidos es imposible dejarlos atrás. Y tú, ¿a quién llevas siempre contigo?