30 de abril de 2014

Coco & friends

El tiempo corre (o vuela) y más en la capital, donde, además, la gente siempre lucha contra el reloj para no llegar tarde a sus citas. Por eso se agradece hacer un parón, mucho mejor, si es con buenas amigas, y más aún, si es en un sitio tan delicioso como Le Cocó.

Le Cocó, que comparte una parte de su nombre con uno de mis perfumes favoritos, es un lugar que atrae desde el primer momento y una pequeña joya que faltaba en Chueca. 

Y es que en plena calle Barbieri, donde los bares de copas comparten espacio con los coches y los turistas que se dirigen a la plaza de Chueca, es un remanso de paz que invita a entrar desde el primer momento por sus enormes ventanales.

Una vez dentro, la madera es el elemento reinante en todo el local, que ofrece platos sencillos pero sabrosos como las berenjenas con miel o los espárragos en tempura acompañados de una rica salsa romesco. 

Como buena golosa, destaca su preciosa y jugosa Red Velvet, el broche perfecto para una cena divertida y relajada entre amigas.

El siguiente paso depende de los gustos, ya que Le Cocó está rodeado de la cara más canalla de Chueca, pero también de lugares donde tomar una copa más tranquila como Válgame Dios. Hagan su elección. La noche es larga.



18 de abril de 2014

On the road

De playa, montaña, desierto, lago o urbanas, las vacaciones son un momento para disfrutar, algo que, en mi caso, se hace mejor con música, por lo que ahí va: mi lista de reproducción para estas minivacaciones que acortan un poco el largo camino entre el invierno y el verano.





PLAYLIST

1. In this shoes? Kirsty MacColl
2. Neon trees. Everybody talks
3. Everyday. Buddy Holly
4. Come On. Let's go. Los lobos
5. Video Killed the Radio Star. The Buggles 
6. One headlight. The Wallflowers
7. Take me back to Tulsa. Moe Bandy
8. Just Like Heaven. The Cure
9. The Fireface. Parov Stelar Trio
10. Life goes on. Noah and the whale


9 de abril de 2014

Vacaciones 30's

A escasos días de Semana Santa surgen los deseos de hacer una primera escapada primaveral, pero cuando te pones a mirar cosas y a planear tu viaje te das cuenta de que algo ha cambiado: has pasado los treinta y ahora ni te paras a mirar cosas que te parecían idóneas hace años. Serán cosas de la edad o, por lo menos, de mi edad.

No es el primer post de los treinta, esos años que para algunos son los nuevos veinte y que para otros, han sido más difíciles de digerir. Y es que los nuevos veinte tienen diferencias con los originales, también en vacaciones.

Uno se da cuenta de que tiene treinta cuando no se le pasa por la cabeza cogerse un viaje de quince días a Turquía sin haber pensado ni siquiera el itinerario o cuando le gusta que su hotel de escapada urbana no sea un cuchitril, por mucho que vaya a estar todo el día pateando, y se fija en lugares como el Hotel Life de Malasaña.

(Life)

Los treinta son una evidencia cuando a uno le gusta que su hotel de playa también sea agradable, porque se disfruta de tiempo en su terraza, piscina, bar e incluso en la cala de al lado, como en el Mareta View de Sagres.



(Mareta View)

Se notan cuando a pesar de querer tostarte en la playa te untas bien de protección total, porque un día entero al sol no lo aguantan bien todas las pieles y son una evidencia cuando a pesar de haber disfrutado de una gran noche de fiesta te obligas a levantarte temprano para seguir con tus planes turísticos.

Los treinta llegan cuando te enamora el slow turism en lugares como los Bungalows Mandala, en Caños de Meca, y cuando tomar un buen vino es uno de los requisitos del viaje.

Son evidentes cuando al volver a Londres quieres visitar Liberty, como te obligaban cuando eras pequeña, pero esta vez para comparte las nuevas Internationalist de NIKE+Liberty y cuando al visitar París, el café de Ameliè es lila y tiene una carta con la cara de la famosa parisina.


(Liberty)



Los treinta, esos nuevos veinte, son maravillosos, pero las cosas cambian. Y si no que se lo digan a Barney (HIMYM), que a sus treinta no sería capaz de vivir sin traje como hacía antes

2 de abril de 2014

De fotos, cine y grandes bellezas

'Candilejas', 'Rebelde sin causa', 'Moby Dick' o 'La tentación vive arriba' son películas míticas de la época dorada de Hollywood, recordadas y amadas no por sus grandes efectos especiales y sus imágenes 3D, sino por el brillo que desprendían sus actores, directores, planos o vestuario.

Cada uno tiene sus razones para amar a estos grandes hitos del cine y ahora la agencia Magnum Photos trae a España una más. Se trata de una colección de 116 fotos realizadas por algunos de sus icónicos fotógrafos como Robert Capa o Henri Cartier-Bresson que desvela la vida de figuras como Marilyn o James Dean durante el rodaje de 14 películas.




En la exposición se ve a Marilyn Monroe intentado que su vestido blanco no vuele por los aires, a los actores del 'Planeta de los Simios' descansando 'entre humanos' en medio de un rodaje, la famosa carrera de 'Rebelde sin Causa', a una jovencísma Elisabeth Taylor en 'De repente, el último verano' o a una de mis favoritas: Romy Schneider en 'El Proceso'.


                          
Y se les ve en acción, pero también en esos momentos del rodaje en los que hay que tomarse un descanso, repasar el guión o, incluso, jugar con una pluma.


Por eso, hay valor añadido. Por eso, y porque las fotos destilan arte, es una colección de fotos para no perderse. Tranquilos. Hay tiempo hasta el 27 de julio. (Sala del Canal de Isabel II. Santa Engracia, 175)