24 de febrero de 2014

Wanderlust

Hace días que sueño con viajar, navegar en un barco pirata y conocer a Robinson Crusoe. Bueno, no sólo hace días … pero hace unas semanas escribí sobre ello y sobre el desasosiego que sentía al ver que todo eran viajes a mi alrededor y sin embargo, yo no estaba incluida en ninguno.

Ahora, ya sé lo que me pasa. Y es que al margen de mis planes viajeros, que existen aunque sea a medio plazo, yo lo que sufro es de wanderlust, un término que con diez letras describe un fuerte deseo o impulso de vagar o viajar y explorar el mundo.

No conocía la palabra, que no existe en castellano, y por lo tanto, tampoco el concepto, pero sé que es algo que tengo dentro hace mucho, mucho tiempo y que a veces aflora, como si de una erupción se tratase.



Y lo que me pasa es que quiero ir a La Toscana con las chicas; a los Cotswolds, con alguien que lo disfrute; a Córcega, a buscar la belleza; a Nueva York, con alguien que ya lo conoce; al Misisipi, a buscar a Tom Sawyer; a México, a ver la casa de Frida

A París, a ver la luz en el Canal Saint Martin; a Laponia, a ver a Papa Noel; a Roma, a ver todo su arte; a Londres, a Shibuya, a Nunca Jamás, a Sevilla, al desierto, a la luna.



2 comentarios :

  1. Yo también tengo esa enfermedad !! si si, me va bien cualquiera de tus destinos, ninguna guia es mala y conozco todos los buscadores habidos y por haber de viajes que hay en la red!!! tu crees que es algo genético y que somos portadoras de un virus familiar hereditario????????? si, seguramente !

    Menos mal que tiene nombre.... espero que no tenga cura. Yo disfruto y viajo sólo con prepararlos mentalmente, buscar los medios de transporte y leer inifinidad de articulos sobre el destino soñado.

    En lo que va de curso he ido a Islandia, Nueva York, Londres, Estambul y Maldivas para cada viaje tenia hoteles, casas con encanto, restaurantes coquetos buscados e incluso spas en el frio hielo. He pasado horas comentado cada jugada y aunque finalmente estos no son los elegidos seguro que algo habrá antes del 31 de diciembre.

    ResponderEliminar
  2. Creo que yo también lo padezco¡¡¡¡ Y pensar que estaba loca...

    ResponderEliminar