30 de octubre de 2013

De frío, café y mensajes en la ducha

La temperatura ha bajado cinco grados en un día, se hace de noche a las siete y ya no hay persona que se atreva a pasear por Madrid sin una prenda de abrigo.

Y es que al margen de las hojas caídas de los árboles son las botas en los pies de la gente y las chaquetas atadas a mediodía las que nos hacen convencernos de que el otoño y el frío ya están aquí y vienen para quedarse.

Esta semana ha llegado verdaderamente el otoño y con él la primera noche con el edredón en la cama, el deseo de ponerse calcetines al llegar a casa, las ganas de tomar un café hirviendo aunque sea para calentarse un poco las manos...

El fin de las terrazas nocturnas sin calentadores, las tardes de domingo con peli y chuches y las duchas tan calientes que te permiten dejar mensajes en el espejo al que viene después.



Con el frío llegan cosas que no me gustan como el fin de la naturalidad al comer helados o el salmorejo semanal, pero llegan otras como los gorros, la purrusalda, las siestas al lado de una chimenea, el pato, los jerséis gordos, los primeros puentes del curso o los bombones.


         

2 comentarios :

  1. A mi me encanta el invierno !! me gusta todo, tener frio y la sensación de abrigarme. El paso acelerado por la calle para buscar resguardo y no quedarme congelada. El cafe calentito, las infusiones a todas horas.... innovar en la cocina con recetas más consistentes... ufff una lista interminable.

    No me gusta tanto el verano, está un poco endiosado. Está bien el calor pero es un poco horterilla. El otoño y el invierno tienen mas caché! Hace falta más estilo y más carácter que lo que exige el verano, la estación de culto al cuerpo por excelencia.

    Dicho todo eso, que suerte que haya 4 estaciones para que todos podamos elegir !!!

    ResponderEliminar