19 de junio de 2013

¿Una primera escapada?

El verano no termina de llegar, pero a pesar de que el sol no reine en el cielo, el solsticio de verano está al caer y los cuerpos tienen sed de vacaciones, que para muchos de nosotros no llegarán hasta agosto.

Ante los problemas, soluciones, y por ello, una de las mejores decisiones que se puede tomar es dar unos días de relax al cuerpo, escaparse a un lugar soleado que aporte paz y disfrutar lejos de la ciudad de los placeres de la vida.

Cada uno tiene lugares recónditos a los que le gusta ir cuando necesita un descanso. Los hay de invierno, que suelen estar más relacionados con la montaña. Son maravillosos, sí, pero los de verano me generan una envidia increíble y sólo con pensar en ellos ya noto que el verano el sol, la playita y el buen tiempo empiezan a correr por mis venas.

Una escapada da cuartelillo al cuerpo y a la mente, ambos ya en las últimas tras el curso escolar, y permite disfrutar de lo que más te gusta en versión mini. Cuatro días de bon vivant–ismo.





Y para ello nada mejor que una escapada a un lugar cercano pero lo suficientemente lejos como para no poder volver si surge un problema. Uno de esos sitios que me tiene maravillada es el Alentejo portugués, un lugar con maravillosos pueblos de interior, enormes playas, buenos vinos y sol a rabiar.



(Le Crazy)



Pero en estas épocas también me gustaría escaparme a cualquier isla balear, al Edimburgo de 'Siempre el mismo día', a la costa Amalfitana de Mr Ripley o a una isla griega. Me gustaría disfrutar de una siesta en Hyde Park, vivir el arte de Cadaqués o conocer Cambridge, que siempre he dejado de lado por su archienemiga Oxford.

Me gustaría ir a hacer surf a Tarifa, pasear por el zoco de Marrakech o cruzar el Atlántico de un salto y conocer las casas encantadas de Savannah... Me gustaría ir a cualquier sitio que en cuatro o cinco días me permitiera salir del cascarón del invierno y dar rienda suelta al verano que ya hay en mí.


3 comentarios :

  1. a mi también !!!!! No tengo un destino concreto, sólo un lugar en el que desconectar, relajar el cuerpo y disfrutar del momento.

    ResponderEliminar
  2. Mi escapadita favorita es perderme por las carreteras francesas y dejar que me sorprenda un pueblito con su encanto y si coincide que hay brocante de fin de semana ... mucho mejor.

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso plan q no se puede dejar de lado. Oh! la france!

    ResponderEliminar