27 de mayo de 2013

A sus pies, Patrón

No es fácil abandonar de golpe la vida, la belleza y el charme francés y por eso, este fin de semana puse rumbo hacia uno de los destinos que tenía en mi libreta de 'Pendientes' hace mucho tiempo: Le Patrón, un pequeño bistrot en la calle Barco donde la comida es más que deliciosa.

Con decoración de ensueño y la luz entrando a raudales por sus ventanales, Le Patrón aúna calidad gastronómica y buenos precios, que a mí me tocó disfrutar en una diminuta mesita junto a la ventana.


(Le Crazy)


En su carta no faltan el ratatouille, el foie, ni el steak tartar con patatas fritas para los que quieren tener a Francia en su paladar; pero yo me decanté por unos arrolladores papardelle con gambones, que conseguían su toque provenzal con el aderezo de perejil y ajo.

Más allá de su carta, con decenas de cosas apetecibles, Le Patrón reúne lo que busco en una comida informal de domingo: buena materia prima, cuidada decoración y la gente suficiente para no sentirte solo, pero sin los agobios de la Gran Vía madrileña. 

(Le Crazy)


    Cosas pendientes: probar ese brunch que se intuye memorable

  ¿Te vienes?

No hay comentarios :

Publicar un comentario