29 de abril de 2013

Deseos de abril


Si las lluvias de abril nos dejan y se va este invierno que ha llegado a las puertas del mes de mayo, quiero cumplir mis deseos de abril, la mayoría de ellos, al aire libre y relacionados con el disfrute.

En abril quiero ir al pop up que Belvedere Vodka ha organizado en el patio del Instituto Francés de Madrid bajo el nombre del Jardín de los Macerados. Sólo dura dos semanas, así que tengo ganas de disfrutar ya de sus encantos.


(Pop up Belvedere Vodka)


El segundo de los sitios que quiero visitar en un soleado domingo de mayo es el restaurante Filandon. Sé que no es nuevo, pero aún no he podido ir a pesar de las maravillosas críticas que he leído.


(Filandon)


Por seguir en las afueras de la capital, quiero disfrutar de una cena al aire libre en la Cabaña Marconi, un lugar perfecto para disfrutar de una comida entre amigas.


(Cabaña Marconi)


Para abril, también quiero disfrutar de mi huertito urbano, que este año he decorado con una guirnalda de bombillas de colores y pizarras con mensajes que te alegran el día, pero esto ya es otro tema (y otro post) 

22 de abril de 2013

Llegan los 30

Los jueves se convirtieron en los nuevos viernes, el brunch sustituyó a la paella como comida por excelencia de los domingos y en algún momento, alguien decidió que los Levis 501 pesqueros tenían que sustituir a los pantalones rectos en los armarios de toda España.

Sin embargo, todos sabemos que antes o después esas cosas se desmitificarán porque todo el mundo adora la sensación de libertad de un viernes, el sabor a paellita de la abuela y lo mal que sentaban esos 501 bien ajustados a la cintura.

Ahora dicen que los 30 son los nuevos 20, y en este caso me rebelaré contra el sistema porque sí quiero que sea así. Se acercan inexorablemente y a pesar de que es cierto que no pasa nada por pasar del 2 al 3 en las velas de cumpleaños y que la vida sigue, la crisis de los 30 es un hecho que hay que aliviar con fra
ses demagógicas como estas.

Y si no que se lo digan a los personajes de Cómo conocí a vuestra madre o a Jess y sus amigos de New Girl, que ocupan los prime time de las parrillas televisivas de todo el mundo a base de echar mano del espíritu que se atribuye a tiempos pasados.

Teens del mundo, cuidado que los treintañeros atacan fuerte y no quieren desprenderse de sus vaqueros ajustados, sus tacones y los sábados de discoteca. Para ellos, aquí va mi 30´s playlist.





PLAYLIST

1. All that she wants. Ace of Base
2. The Look. Roxette
3.Wonderwall. Oasis
4. El tiburón. Proyecto uno
5. Basket Case. Green Day
6. Country house. Blur
7. Relight my fire. Take That version.
8. Cryin'. Aerosmith
9. A la la long. Inner House
10. More than Words. Extreme





¿Quieres escucharla?

17 de abril de 2013

Si a las abuelas les gusta...

Las arrugas y las canas son consecuencias de la edad, pero los años también influyen en que te guste la cerveza, el color beige y los langostinos (por lo menos en mi caso).

En el imaginario colectivo, las meriendas de domingo frente a una tarta casera y una taza de café también forman parte de la rutina de una persona entrada en años, pero nada más lejos de la realidad, ya que en los barrios más jóvenes de las ciudades proliferan los locales con variedad de tartas caseras.

Éste es el caso de la Traviesa de Conde Duque, un rincón con sabor a nostalgia en el que puedes disfrutar de una deliciosa tarta de zanahoria y un esponjoso pastel de chocolate junto a un té servido en una tetera propia de la abuela de Caperucita Roja o a un café humeante en una taza de flores.


(Le Crazy)


Pintado de blanco y con muebles que recuerdan a otros tiempos, el La Traviesa rebosa paz, pero esconde un secreto, ya que en su primera planta se encuentra el estudio de arquitectura de sus impulsores, que ha llevado a sus dueños a llamarlo arquibar.
(Le Crazy)

Al margen de denominaciones, si es verdad que la edad aporta sabiduría, o por lo menos experiencia, y las abuelas adoran pasar horas hablando frente a un café ¿por qué no seguir su ejemplo?

8 de abril de 2013

García te regala un buen día

A pesar de tener como nombre el apellido más común de toda España, el restaurante García, situado en la calle de la Palma de Madrid, no es otro cualquiera.

Sus dueños cuidan los detalles y la atención a los clientes, una de las cosas que más se agradece al comer fuera de casa, ya que si no es para estar a gusto, ¿para qué salir?

García te asegura un buen día, o al menos que pasarás un buen rato frente a una mesa con platos deliciosos como su burrata con mermelada de tomate o su pollo en pepitoria.

(Le Crazy)


Con mesas de madera clara, y paredes blancas, en García no hay colores estridentes que alteren el karma, y es que como si quisiera hacer honor a su nombre, no tiene detalles estrambóticos que llamen tu atención, sino que logra hacerse con toda ella gracias a su calidez y armonía, a la amabilidad de su gente y a la buena comida. 

Como García te regala un buen día (al menos así me ocurrió a mi) te propongo que, si tienes un rato libre, prolongues ese estado y después de comer te pases por Vintage around the World, una pop up store con vestidos, zapatos y corbatas vintage, que se ha hecho un hueco en la calle Pez,1.

En ella también podrás encontrar tocados, sombreros e incluso, bolsos de Vuitton y Chanel. Eso sí, todo ello con sabor retro.




(Le Crazy)

        ¿Te apuntas a mi plan de primavera?

1 de abril de 2013

Pequeños placeres de primavera

Cuando llega la primavera (y se supone que el buen tiempo) apetece hacer miles de cosas, pero como ha llegado la primera y el cielo no acompaña, las cosas típicas de esta estación no apetecen, sino que se desean y anhelan.

Por eso, hoy que el cielo está azul tras unos días en los que ha llovido sin parar, lo que apetece es captar los primeros rayos de sol comiendo en una terraza, cambiar los abrigos por las chaquetas, pasar el domingo haciendo un picnic urbano, pasar un fin de semana con amigas que no has visto hace mucho y salir de trabajar y que aún sea de día.


(Pinterest)

En primavera apetece empezar a soñar con los planes de verano, ir a un concierto al aire libre, pensar una vez más en ir a ver los cerezos en flor del Jerte, salir a correr a la calle...

Fichar las sandalias perfectas para el verano, volver a hacer yoga, retomar el salmorejo, descubrir canciones nuevas los sábados por la mañana porque el vecino deja la ventana abierta, aprender qué es realmente un hipster...





Empezar a plantar los tomates y pimientos de mi huerto, aprender a cocinar con flores, conseguir que mis hortensias den flores,  bajar la capota del coche por primera vez en 2013, que me inviten a una fiesta de 30 años, huir de la calefacción y dejar atrás el paraguas son algunos de mis pequeños placeres de primavera.
También me gusta salir a dar un paseo en bici, lanzarme a ver Girls, ver campos de lavanda, quitarme las botas, comer fresas con yogur blanco, poner una guirnalda en el jardín y cantar canciones en la ducha con la ventana abierta ¿Y a ti?

(Pinterest)