28 de febrero de 2013

Como un pirata sin su Perla Negra

Como un Charles Dickens sin Londres, una ruta 66 sin moteros y un pirata sin botella de ron, así es como me siento yo sin mi ordenador en pleno siglo XXI: la época de las nuevas tecnologías, de Internet, Facebook, Twitter y Google maps.

Sólo han pasado cuatro días desde que llevé mi ordenador a arreglar, pero ya estoy con el mono tecnológico. Pero lo curioso es que estoy más ansiosa por la incertidumbre de cuándo volverá que porque no esté conmigo ahora mismo. 

Puede que el medio no sea el mensaje, ya que los post de Le Crazy siempre buscan huir hacia lugares en los que la tecnología, las prisas y la tediosa rutina quedan en segundo plano; pero como las ausencias desvelan algunas verdades, ahora que mi ordenador se ha ido me doy cuenta de que el folio en blanco digital es un indispensable en mi vida, como la Perla Negra lo es a un buen Jack Sparrow.





Hay quien puede decir que ya tienes el ordenador del trabajo o Internet en el smartphone, pero no es lo mismo porque, como ya he dicho, me gusta usar el ordenador para navegar por mundos apartados de la tecnología. 

Eso sí, como no queda otra cosa que hacer más que esperar a que acabe esta cuenta atrás, me despido sin saber cuándo volveremos a vernos a bordo de mi Perla Negra.

1 comentario :

  1. No hay consuelo posible en este caso,pirata! aquí en los mares del norte hace meses que no podemos navegar por aguas tecnologías porque nuestra carabela naufrago.

    ResponderEliminar