12 de diciembre de 2012

Básicos bajo cero


El frío invita a ir más al cine, a pasar más tiempo en casa y a tener más apetito. Pueden parecer cosas negativas pero no tiene porqué ser así. Orgullo y Prejuicio es una película maravillosa; el sofá, un cálido compañero y siempre hay comidas maravillosas para calentar el estómago.

Ejemplo de ello son las sopas y cremas caseras, unas lentejas de la abuela o un sabroso cordon bleu, manjares que en los meses fríos ocupan el hueco que dejan las ensaladas o el salmorejo veraniego.

Si eres madrileño tu básico bajo cero tiene que ser el cocido, una tradición que hay que cumplir paso a paso.



En primer lugar está la sopa, que acompañada de fideos y en algunas ocasiones, por garbanzos, calienta el estómago para hacer hueco al protagonista de la comida: los garbanzos. 

No obstante, la legumbre a veces se convierte en la excusa perfecta para disfrutar del sabroso chorizo, la carne y la morcilla que siempre acompañan a un buen cocido.

Uno tampoco puede olvidarse del repollo, que aporta el toque 'verde' a una comida en la que lo que es seguro es que no te quedarás con hambre.




En Madrid, el mejor sitio para comerlo es la Cruz Blanca de Vallecas en la calle Carlos Martín Álvarez, 58. Por lo menos así lo dice el 'Club de Amigos del Cocido', que le ha otorgado este título en varias ocasiones.

Yo ya lo he probado este año. Y tú, ¿te lanzas?

3 comentarios :

  1. A mi me gustan más los garbanzos con chorizo, morcilla asturiana y tocino (el compango que llaman).
    La sopa y el repollo no me hacen mucha ilusión.
    Ah! y que no falte un buen vaso de vino tinto que revitaliza el cuerpo castigado por los rigores invernales :)

    ResponderEliminar
  2. A mi me gusta todo !!! Por que no me has llevado a comer eso tan rico la última vez??????? bueno, ya tenemos excusa para otra visita a la capi....jajaja.

    Ese cocido tiene una pinta de muerte!

    ResponderEliminar
  3. Diossssss me deshago...

    ResponderEliminar