21 de noviembre de 2012

Delicadíssimo

Atención y exquisito miramiento con las personas o las cosas, en las obras o en las palabras. Ternura, suavidad. Todas estas palabras definen algo que tiene detractores y amantes a partes iguales: la delicadeza.

En el ballet de Degas, la bechamel de mi abuela, el tacto de mi perrita, los campos describen las hermanas Brontë en sus libros o la almohada de la cama son algunos lugares en los que yo encuentro la delicadeza, a pesar de que estas mismas cosas en ojos y boca de otros puedan resultar ásperas y rudas.

Lo que está claro es que estoy dentro del grupo de los amantes de la delicadeza, aunque a algunos les pueda resultar, en ocasiones, de pusilánimes. La delicadeza me calma y me lleva a la creatividad; me enamora, me sthendaliza y me empuja a hacer cosas nuevas.

En los últimos años, la rudeza del asfalto de la capital se ha visto matizada por aislados suspiros de delicadeza como el café-deli Motha, un local en el que se puede comer y beber rodeado de una estética cálida y de inspiración sueca.


(Le Crazy)



La tienda Oliphant es otro lugar de ensueño que he amado desde que lo conocí hace ya años en una esquina de la calle Santa Teresa y que ahora se reinventa a si mismo cruzando la plaza de Colón hacia el barrio de Salamanca, donde tiene una nueva sede en la calle Hermosilla.



(Oliphant)

Otro golpe de ternura que ha llegado estos días hasta mi ha sido el libro La Delicadeza de David Foenkinos, que narra la vida de una peculiar joven que bien podría ser compañera de pupitre de la ya famosa Amelie (De hecho, he descubierto que hay una película y la protagoniza ella).




Y tú, ¿qué opinas de la delicadeza?




1 comentario :

  1. la delicadeza y la gentileza son valores borrados de esta sociedad. No se puede vivir BIEN sin ellas. Le Crazy te pongo un ejemplo de agresión, que para mí es lo opuesto a la delicadeza; cuando llamamos a un móvil deberíamos preguntar si es un buen momento para interrumpir. En vez de ser delicado, atacamos nerviosamente para conseguir nuestro propósito

    ResponderEliminar