24 de septiembre de 2012

Coffee please!!

Las prisas, los madrugones y las jornadas de ocho horas caracterizan la 'vuelta al cole' en la que yo, siempre, siempre, siempre (y los que me conocen lo saben) me pongo enferma. 

A veces me he puesto a pensar en la razón y no consigo encontrarla. Simplemente es una época en la que mi cuerpo dice 'no' y por mucho que tenga mil planes en la cabeza, no responde.

Por eso, este año he querido ponerle remedio. En verano he tomado mis vitaminas para llegar fuerte a este mes de septiembre; he iniciado el curso tomando cada mañana zumo de naranja y pomelo y, paradójicamente, lucho por no coger frío en un Madrid en el que cada mediodía se rozan los 30 grados(Y eso que ya ha llegado el otoño).



(vía Pinterest)


Y sí, es verdad, este año lo he logrado y no me he puesto mala, pero sigo necesitando una dosis extra de café, ésa misma de la que me había liberado en los últimos tiempos y sin la que en estos primeros días de rutina no puedo vivir.

Además, el de mi cafetera italiana tiene ese sabor tan intenso; ese aroma de primeros rayos de sol de la mañana y esa textura ni caldosa, ni densa tan deliciosa que no me puedo resistir. 

En Madrid hay algunos sitios que te ponen fácil disfrutar de este brebaje como el pequeño 'Toma Café' de Malasaña. En plena calle la Palma, casi con San Bernardo, encontrarás un lugar donde hay cafés de diferentes orígenes que puedes tomar en el diminuto  pero encantador local o llevártelos a casa.



(Toma café)

De hecho, si lo tuyo es el café casero, no dejes de pasarte por Olivia & co Bakery, en la calle de Santiago, donde podrás encontrar un montón de cachibaches para alegrar tu café.

Es un lugar en el que puedes rebuscar y encontrar tanto tazas como galletas, pastelitos, panecillos y multitud de delicias para acompañar tu café.Disfruta de tus legañas!!! 




(Le Crazy)


17 de septiembre de 2012

Mi Barrio II: Alaska, Mario y Oscar


Les hemos visto ir al médico, a la peluquería, a una fiesta, a un desfile de moda, a un concierto e incluso, a su propia boda. Después de su aparición en el reality de MTV, Alaska y Mario se han convertido en una de las parejas más queridas de la farándula española, amada por hacer simple lo excéntrico y por mostrar sin tapujos su extravagante día a día.




Ya conocemos a la madre de una y a la hermana del otro, sus gustos culinarios y cerveceros, el amor de Mario por la cerveza o el deseo de ella por conocer una reserva india. Ya no son Alaska y su marido. Toda España los conoce como Olvi y Mario y actualmente no hay evento fashion en el que no estén.

Tan sonora ha sido la subida de Alaska y Mario a los altares del star system español que su casa ya es un lugar de peregrinación y los famosos flamencos de su ventana se han convertido en verdaderos centinelas frente a las decenas de personas que todas las semanas acuden a gritarles a su balcón.





(Le Crazy)

Así, como ocurre con la tumba de Oscar Wilde en el cementerio de Pere Lachaise, que está repleta de besos, las paredes del portal de Alaska y Mario están plagadas de mensajes, un paso más hacia la fama de esta pareja española tan peculiar, que ha tenido que reclamar a sus fans que no molesten a sus vecinos. 
                           
                           Así es mi barrio.


(Le Crazy)


10 de septiembre de 2012

Once upon a time... Provence


Con sus campos de lavanda, su sol mediterráneo y el turquesa de las contraventanas presente hasta en el pueblo más alejado, Provenza transporta al viajero a un lugar mágico donde tienen cabida los porsches, los mercados tradicionales, los girasoles, los turistas y el arte.

Provenza es tierra de labradores, realeza y artistas pero sobre todo, es un lugar obligado para los amantes de la belleza. De hecho, así ha ocurrido desde hace mucho tiempo cuando Arles, Aix en Provence o Cassis acogieron a personajes con Van Gogh, Cezanne o Matisse, que quedaron fascinados por la luz y los colores de la zona.



Nuestro viaje comienza en Marsella, que se odia y se quiere a la vez por sus calles sucias, que contrastan con sus deliciosas Calanques; o su tamaño, opuesto al de los pequeños pueblos de la zona. Capital de la cultura en 2013, Marsella se está rehabilitando y con lugares como Aux Vieux Panier, Casa Ortega (y su dueño David enamorado de España) o el moderno Mama Shelter de Philippe Stark, está poniendo de moda de nuevo el tradicional Pastis de la zona.




A 30 kilómetros de este gran puerto, Cezanne nos acoge en la villa que le vio nacer. Aix en Provence es la puerta de entrada al jardín secreto que es Provence y el primer lugar donde sumergirse en la combinación de piedra y turquesa de las casas de la zona.

Aix es una ciudad deliciosa, con un gran boulevard, las tiendas más in del momento y gente guapa paseando por sus calles. La antigua capital de la Provenza es un lugar para visitar y quedarse.


                                                 (fotos: Le Crazy)


A unos kilómetros de distancia, al viajero le espera Arles, donde Van Gogh pintó sus girasoles y el Café la Nuit. El café la Nuit es parada obligatoria, pero también se puede comer en bonitos lugares que están a su alrededor. Yo recaí en Chez Caro, un bar evocador de estética vintage, que también tiene terraza en la Place du Forum para los que aman el turisteo.

                                            (fotos: Le Crazy)

Un río en el que visitantes y nativos refrescan los pies en verano cruza el encantador L’Isle sur la Sorgue. Un pueblo con  un mercado de antigüedades maravilloso, donde lámparas cuelgan de los árboles, camas de hierro llenas de cojines impulsan a echar una siesta de ensueño y miles de millones de objetos te meten dentro de un cuento.

Además, cuando fui yo el brocante había tomado las calles de la ciudad cautivando a extraños y a famosos. (Keira Knightley también ha estado por allí este verano).




(fotos: Le Crazy)

Otro lugar que no debes dejar de lado es Gordes, que en el medio del campo acompaña a la abadía de Sénanque, un lugar muy escondido pero conocido para todo el que tenga un ordenador porque se usa muchas veces de salvapantallas. Un consejo: Si quieres ver los mares de lavanda no vayas en verano porque la habrán cortado.




Saint Remy, donde veranea Carolina de Mónaco, es otro lugar con encanto de la zona, con carreteras rodeadas de árboles y plagadas de pequeños puestos de frutas.

Además de cautivar por lo que esconde, Provenza fascina por cómo se puede disfrutar de ello. Bajo un sol delicioso, en buena compañía, entre viñas, lavanda y girasoles, con un pastis que alegre las noches y el buen gusto asomando por cada uno de sus rincones.

Mención aparte son sus brocantes, donde puedes encontrar deliciosos manteles, telas, olivas, jabones de Marsella, quesos ... 



O los pescados y lugares escondidos que puedes encontrar por la costa marsellesa, como le calanque de Figuerolles, que también cuenta con restaurante para disfrutar de un día de playa.




        Once upon a time … un lugar encantador
             llamado Provenza

PD: Para disfrutar un poco de su sabor el Thyssen trae una exposición de Gauguin el 9 de octubre.

3 de septiembre de 2012

Rentrée a la vista

C'est la rentrée. La ola de calor ha dejado la capital y por la noche ya se puede dormir con colcha; el Ikea está lleno de aquellos que llegan a Madrid en busca de una nueva vida y el tráfico vuelve a tomar las calles.

Comienza septiembre y con él también vuelve Le Crazy, que intentará poner un poco de color al día a día de curro, gym y deseos de disfrutar de un buen fin de semana.


Pero al margen de que con la vuelta la ciudad y el asfalto nos pongan los pies en la tierra y las chancletas queden en el olvido, como cualquier duelo, una rentrée tiene sus pasos y hay que seguirlos todos para afrontar el invierno con optimismo.



1 PASO. Recién llegados. Puesta a punta de pelos y pieles. Y no me refiero a hacerse con un buen abrigo, sino a la puesta a punto que es necesaria tras varias semanas de playita que han conseguido que, sin comerlo ni beberlo, nuestro cabello, luzca mechas californianas.




2 PASO. La euforia de la llegada. Hace tiempo que la colección primavera-verano no da paso a la de invierno, por lo que las tiendas y las cabezas de los más fashionistas se llenan de deseos de hacerse con la prenda it de estos días de entretiempo.



PASO. Descansar de las vacaciones en tu casa. El problema es que con un par de días basta y de ahí se pasa a…





PASO . El derrumbe. Sólo quedan dos días para volver a trabajar. Es hora de ponerse el reloj que dejaste aparcado en un cajón al iniciar las vacaciones.

PASO. El domingo más corto del año. Ése que pone fin a las semanas de vacaciones que has disfrutado en las que daba igual que fuera lunes, viernes o domingo.

PASO. El primer día. Clave, pero no tan delicado como el martes y miércoles. El lunes es día de reencuentros, de puesta a punto en el trabajo, de comparar morenos y de contar alguna que otra anécdota.



7. Llega el jueves y con él se avista el fin de semana más deseado del año. Tu vida no es tan mala. El movimiento, la actividad, la productividad, el gym sientan bien y empiezas a notarlo.

8. El fin de semana guardas los últimos retazos de melancolía. En los mejores casos, te lanzas a la calle a por unos buenos zapatos para marcar el ritmo esta temporada. En los peores, puedes ponerte a oler uno de los aromas más veraniegos que existen y ver comedias románticas como si la vida fuera una novela.


9. Los amigos, las cañas, preparar la escapada o un concierto del invierno como el de The Black Keys (28 de noviembre en el Palacio de los Deportes). Ya comprendes porque lo tuyo es la ciudad. 






10. Un mojito en una azotea porque el verano no acaba hasta dentro de veinte días. La ciudad es tuya ((El hotel Vincci Vía 66 de Callao es uno de los que tiene abierta su azotea))




La rentrée, como las mujeres, la economía, las olas o la coca-cola tiene una curva, pero siempre acaba bien porque cada estación tiene sus placeres.