5 de mayo de 2012

Corre!!


Horas de sudor, de correr en cinta, en el parque, de taichi, de yoga, del vídeo de Jane Fonda y de pilates para estar en forma para mañana, el día en el que tú y sólo tú te enfrentas a 7 kilómetros de subidas, bajadas y rectas en las que a pesar de estar rodeado de 20.000 féminas estas tú sola para enfrentarte al desafío de correr.

Llega la Carrera de la Mujer, un día en que la calle Ferraz, el Templo de Debod, la Almudena, la calle mayor o su Mallorquina no desprenderán el mismo olor, color, ni la misma belleza que emanan cuando paseas por ahí subida a bordo de unos buenos tacones.

Y es que ni Blahnik, ni Lauboutin, ni los mismísimos anatómicos Geox tienen cabida en una fecha en la que lo único que priman son las coletas, los moños, las playeras y las mallas.



Hay tantos postcarrera como corredores caben en una competición, y en la de este domingo hay 20.000, ¿qué grupo es el tuyo?

El profesional: De pierna fina y con muchos atuendos para salir a correr, sabe si es pronador, supinador o neutro. Pasa su after-running en casa con la familia porque la carrera no le genera obsesión. La tiene dominada.

El picado: Le gusta el fútbol, ir al gimnasio o al menos está habituado a moverse, pero la carrera le genera histeria, a pesar de que sabe que puede con ella. Tras sus kilómetros, correrá a casa a ver cómo los informativos retransmiten la carrera y analizará la posición en la que ha quedado.

El disciplinado: Hace ejercicio habitualmente y no dejará pasar esta oportunidad de sudar, retarse a si mismo y quedar con los amigos para disfrutar del after-running. Se tomará la carrera en serio, pero se duchará y tomará unas cañas después del evento.

Los inconscientes: Van sin preparar, nerviosos, pero con espíritu, así que pasarán su after tomando cañas si es que no caen muertos primer. De hecho, su reto más que la carrera, es lo que viene después.

Al margen de qué tipo de corredor seas, disfruta del momento, del antes y del después. Y para cuando caigas, porque el cuerpo tiene un límite, ¿por qué no ver una película en la que correr tiene un papel importante? Eso sí, desde el sillón.




PD:  Para los más aventureros en Madrid existe 'Madrid running tours', una forma de hacer turismo en el que no paras ni un segundo, porque se hace corriendo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario