2 de mayo de 2012

Cocktail yourself!


Dulzones, amargos, suaves o bien fuertes, a día de hoy hay cócteles de todos los colores y sabores. Hace años que iniciaron su andadura en la capital pero ahora, en plena fiebre de los afterworks, parece que lo invaden todo y que han llegado para quedarse.

Alejados de la estética del Cocktail que Tom Cruise personalizó en el cine a finales de los 80, e incluso, sin ruborizarse por mostrar que quieren volver a aquel estilo hippy hippy shake de agitar la coctelera, lo cierto es que para determinadas personas, el cóctel riñe con la caña por ser el broche final a una semana de trabajo.



En mi caso, soy de las dulzonas, de las del cítrico y de las que piensa que no hay nada como el tradicional mojito de sabor habanero para pasar una buena tarde, pero los cócteles son como el horóscopo: tienes que encontrar tu hueco en una interminable lista repleta de sabores, olores, sensaciones, detalles y conjunciones estelares.

Mojito: Las más dulzonas tienen aquí un gran cóctel. Hecho con agua efervescente, azúcar, hierbabuena, zumo de limón, ron, angostura y hielo picado, reúne lo más lindo de las limonadas de antaño con el olor a Caribe que aportan el ron y la hierbabuena.

Daikiri: Para las golosas. Tras mezclar hielo picado, azúcar, ron, jugo de medio limón, unas gotitas de marrasquino (y si se desea, fresas) sólo queda batirlo y hacer las delicias de las damas sentadas a la mesa.

Cubalibre: Para los tradicionales. El archifamoso Cubalibre consigue su éxito en la simplicidad de la mezcla del ron, zumo de limón, cocacola y hielo. Pon pajitas largas para darle un toque más cubano y poder removerlo bien.

Caipiroska: Para las caprichosas. Sólo son necesarias fresas trituradas, un limón en rodajas, vodka, azúcar y hielo picado. Tras mezclar todo, añadir el vodka, remover y agitar. Si quieres culminar el capricho, sírvelo con pajita corta y algún adorno.

Margarita: Para las peliculeras: La leyenda dice que un barman mexicano estaba prendado de una actriz estadounidense, que no toleraba otro licor que no fuera el tequila, pero le sabía fuerte. Para conquistarla, mezcló tequila, cointreau, zumo de lima, azúcar, hielo y sal para adornar la copa... El resto, tendrás que adivinarlo tú.

Manhattan: Para los más duros. Una de las teorías sobre este fuerte cóctel rosado dice que la madre de Winston Churchill lo creó tomando el nombre del Club Manhattan de Nueva York. No está hecho para enclenques porque reúne Whisky, Martini rosso, angostura, piel de naranja y una guinda (también roja).

Cosmopolitan: Para las más fashionistas. Las amantes de Carrie Bradshaw ya tienen el cóctel elegido, pues no hay otro que les guste más a las chicas de la gran manzana que el Cosmopolitan, una mezcla de Vodka, Cointreau, y zumo de arándanos y lima.




Al margen de los gustos, lo que es cierto es que el cóctel transporta a un mundo en el que todo puede ser posible, desde encontrar flores en tu copa, hasta oler el malecón de La Habana en un frío sábado de latineo madrileño.

Si quieres vivir la experiencia en Madrid hay varios sitios donde disfrutar de esta delicia en forma de shot. Uno de los últimos en llegar ha sido el Maculato Club, que en pleno barrio de Salesas es un recinto en el que no debe faltar todo aquel que se precie en el mundo más chic de la capital.

A su lado, nada más salir a Bárbara de Braganza se encuentra el ya afincado Le Cabrera, que el año pasado se hizo también con la terraza de la Casa de América para poder disfrutar de sus suculentas pócimas bajo las estrellas.

En Ballesta no se puede olvidar la coctelería Santamaría, donde buenas copas, buen gusto y trendy people van de la mano, y por supuesto, dos calles más abajo, llegas al mítico José Alfredo, en Silva.

Otro de los recién llegados es el Mérimée, que en pleno Fuencarral hará las delicias de aquellos a los que les gustaría beberse París, la lujuria o brindar por un divorcio o una noche loca, todos ellos en los nombres de sus preparados.

Tras este listado sólo te queda hacer tu elección: ¿caña o cóctel? Por lo demás, dress pretty y a disfrutar de estos pequeños elixires de vida concentrados en una pequeña copa.







No hay comentarios :

Publicar un comentario