14 de marzo de 2012

Hotel, dulce hotel

Disfrutar del camino, no sólo de la meta. Oler, saborear y palpar una ciudad al margen de hacerse con el imán de turno que a partir de entonces desvelará a todos los que osen abrir tu nevera que ya has conocido otro punto del globo terráqueo. Así, me gusta conocer una ciudad.

Cultura, tapas, compras, café, cenita, copas y ...relax. Quien visita Madrid necesita un buen lugar en el que reposar después de visitar la capital, pero, eso sí, que esté céntrico, para poder disfrutar de una siesta o cambiarse antes de salir a cenar; que no suponga una locura para el bolsillo, ya que en la villa los caprichos aparecen detrás de cada esquina, y que no invite a cerrar la puerta, dar media vuelta y poner rumbo a una cadena hotelera.

Para esos a los que les gusta leer el periódico local, ver a los locales pasar y su máxima es huir de las habitaciones color marrón con eternas colchas de flores, aquí os dejo tres propuestas para pasar una deliciosa estancia en la capital.

1. Para los más modernos... el Hotel Praktik Metropol, en plena Gran Vía y frente a la archicomercial calle Fuencarral, convertirá tu estancia en un viaje 10!

2. Los que buscan más por menos ... pueden echar mano del ya famoso Chic and Basic, terraza incluida.

3. El Hostal Santo Domingo, en la plaza de la Luna, es la tercera opción. Un hostal tradicional renovado en el que los más románticos pueden hacerse hasta con un jacuzzi en la habitación.

        Hotel, dulce hotel. Hogar, triste hogar. Estatuas de sal.
                    Habitación con vistas a tu piel








No hay comentarios :

Publicar un comentario